El Verdadero Israel
Por: Rogelio Prestol, 2/10/2008, Visto: 13803
Bajo la categoría 'Doctrinas'

Según la Biblia, Israel es el pueblo de Dios. Usted puede encontrar evidencia de esto tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento. Debido a esto, muchas teorías han surgido en el mundo que muestran la necesidad de un estudio concreto en cuanto al tema. El país que conocemos como Israel no es el Israel de la Biblia.

Los que piensan que debemos viajar al país de Israel o defender ese país están sumamente equivocados puesto que la Biblia no los apoya.

Antes de comenzar, primeramente les voy a presentar un poco en cuanto a la historia de ese país.

Cuando Abraham fue llamado por Dios, Jehová le prometió una tierra para él y su simiente de la cual iba a venir el Mesías:

Génesis 12:1 Empero Jehová había dicho á Abram: Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, á la tierra que te mostraré;

¿Sabe usted como se llamaba esa tierra que Dios le entregó a Abraham? Le voy a dar una pista:

Génesis 12:6-7 Y pasó Abram por aquella tierra hasta el lugar de Sichêm, hasta el valle de Moreh: y el Cananeo estaba entonces en la tierra. Y apareció Jehová á Abram, y le dijo: A tu simiente daré esta tierra.

Esa tierra se llamaba Canaán porque fue fundada por el hijo de Noé que se llamaba Canaán después del diluvio. Dios decidió quitarles su tierra a los cananeos para dárselas a Abraham y a su simiente.

Tome en cuanta que durante todo este tiempo el nombre “Israel” no existe todavía. Viviendo en Canaán, Abraham tuvo el primer hijo de la promesa llamado Isaac, de la cual nació Jacob.

Jacob era hermano mellizo de Esaú y nació en segundo lugar. De acuerdo a la profecía de la simiente y el Mesías, el cordero de Dios iba a venir del linaje del primogénito, en este caso de parte de Esaú. Pero algo muy sorprendente ocurrió. Estando Esaú con hambre vendió su primogenitura a Jacob por un plato de lentejas:

Génesis 25:31-32 Y Jacob respondió: Véndeme en este día tu primogenitura.
Entonces dijo Esaú: He aquí yo me voy á morir; ¿para qué, pues, me servirá la primogenitura?
Y dijo Jacob: Júramelo en este día. Y él le juró, y vendió á Jacob su primogenitura.

Jacob entendía perfectamente lo que significaba la primogenitura y estaba tratando de comprársela a su hermano. En cambio, Esaú menospreció su significado y simbólicamente menospreció al Mesías por un plato de lentejas.

En la vida real, nadie puede cambiar su primogenitura porque el que nace primero seguirá siendo el primero hasta que se muera. Pero, para Dios no hay nada imposible.

Ya que Jacob supuestamente compró la primogenitura con un plato de lentejas, ahora solo le faltaba recibir la bendición de su padre Isaac para hacerlo oficial.

Cuando Isaac estaba medio siego y a punto de morir mandó a llamar a su primogénito Esaú para darle la bendición. Esta bendición no solo era simbólica sino que venia acompañada de vienes materiales que pasarían de la mano de Isaac a su hijo primero:

Génesis 27:2-4 Y él dijo: He aquí ya soy viejo, no sé el día de mi muerte:
Toma, pues, ahora tus armas, tu aljaba y tu arco, y sal al campo, y cógeme caza;
Y hazme un guisado, como yo gusto, y tráemelo, y comeré: para que te bendiga mi alma antes que muera.

Esaú, en vez de decirle a su padre Isaac que había vendido la primogenitura a sus hermano se fue a cazar para entonces recibir la bendición. ¡Qué falso fue Esaú! Juró delante de Jacob haber vendido la primogenitura y ahora tenia intenciones de no entregarle la bendición a su hermano.
La madre de Jacob escuchó la conversación y avisó a Jacob de lo ya dicho para que obtuviera la bendición que ya de por sí su hermano le había vendido. Siguiendo el consejo de su madre, Jacob hizo todo lo que su padre exigía y obtuvo la bendición que fue la siguiente:

Génesis 27:28-29 Dios, pues, te dé del rocío del cielo, Y de las grosuras de la tierra, Y abundancia de trigo y de mosto. Sírvante pueblos, Y naciones se inclinen á ti: Sé señor de tus hermanos, E inclínense á ti los hijos de tu madre: Malditos los que te maldijeren, Y benditos los que te bendijeren.

Cuando Esaú se vino y descubrió que su hermano Jacob se llevó la bendición de su padre oficializando así la primogenitura, decidió matar a su hermano:

Génesis 27:41 Y aborreció Esaú á Jacob por la bendición con que le había bendecido, y dijo en su corazón: Llegarán los días del luto de mi padre, y yo mataré á Jacob mi hermano.

Jacob tuvo que huir para salvar su vida y no morir a manos de su hermano. Dios le salió a Jacob y le prometió la misma promesa que fue hecha a Isaac su padre y a Abraham su abuelo:

Génesis 28:13 Y he aquí, Jehová estaba en lo alto de ella, el cual dijo: Yo soy Jehová, el Dios de Abraham tu padre, y el Dios de Isaac: la tierra en que estás acostado te la daré á ti y á tu simiente.

Si usted se fija, hasta ahora no existe el nombre de “Israel”. Hasta ahora solo sabemos que Dios les ha ofrecido la tierra de Canaán a Abraham, Isaac y Jacob:

Años más tarde cuando Jacob volvió a su tierra, un ángel le pareció con la cual Jacob estableció una lucha física. En otro tema he demostrado que este ángel era Jesús el angel de Jehová:
 
Génesis 32:24-28 Y quedóse Jacob solo, y luchó con él un varón hasta que rayaba el alba. Y como vió que no podía con él, tocó en el sitio del encaje de su muslo, y descoyuntóse el muslo de Jacob mientras con él luchaba. Y dijo: Déjame, que raya el alba. Y él dijo: No te dejaré, si no me bendices. Y él le dijo: ¿Cuál es tu nombre? Y él respondió: Jacob.
Y él dijo: No se dirá más tu nombre Jacob, sino Israel: porque has peleado con Dios y con los hombres, y has vencido.

Jacob estaba luchando con Dios mismo para obtener la bendición que tanto anhelaba. Dios le cambió el nombre de Jacob a Israel porque luchó con Dios y con los hombres y venció. Amigo, Israel no es un país. Israel es un atributo de aquellos que pelean por la bendición de Dios y la primogenitura que es símbolo del Mesías Jesús.

Después de este evento, Jacob tuvo 12 hijos a los cuales en toda la Biblia se les llaman los hijos de Israel. La tierra que Dios le prometió se llama Canaán y no Israel. El verdadero Israel son aquellos que obedecen a Dios y guardan sus mandamientos aunque vivan en cualquier parte del mundo y se los voy a demostrar más adelante.

Si usted sigue leyendo el relato de los 12 hijos de Israel en la Biblia, se dará cuenta que ellos llegaron hasta Egipto y se multiplicaron bastante en ese país. Ellos quedaron en Egipto siendo esclavos por más de 400 años. ¿Sabe usted que quiere decir esto? Ya ellos no son cananeos, ahora son egipcios.
Esto nadie lo puede discutir. Si usted se va a cuba y tiene hijos en cuba, 400 años más tarde, esa última generación es completamente cubana. Sin embargo, mire ahora como Dios le llama a esa generación de egipcios de 400 años:

Éxodo 4:22-23 Y dirás á Faraón: Jehová ha dicho así: Israel es mi hijo, mi primogénito. Ya te he dicho que dejes ir á mi hijo, para que me sirva, mas no has querido dejarlo ir: he aquí yo voy á matar á tu hijo, tu primogénito.

Dios llama Israel a todos los hijos de Israel. ¿Por qué? La respuesta es que ellos iban a ser liberados por Dios para servirle a Dios y guardar sus mandamientos. Ellos finalmente fueron liberados, recibieron los diez mandamientos y volvieron a la tierra prometida llamada canaán:

Éxodo 16:35 Así comieron los hijos de Israel maná cuarenta años, hasta que entraron en la tierra habitada: maná comieron hasta que llegaron al término de la tierra de Canaán.

Hasta ahora hemos podido ver que las personas son Israel y no el país. La tierra prometida se llama canaán y los que nacen ahí son cananeos. Si usted quiere ser un verdadero Israelita, usted tiene que aceptar a Jesús y obedecer los diez mandamientos de Dios.

Ahora vamos a ver lo que dice el Nuevo Testamento en cuanto este tema:

Romanos 9:6-8 No empero que la palabra de Dios haya faltado: porque no todos los que son de Israel son Israelitas; Ni por ser simiente de Abraham, son todos hijos; más: En Isaac te será llamada simiente. Quiere decir: No los que son hijos de la carne, éstos son los hijos de Dios; más los que son hijos de la promesa, son contados en la generación.

En el versículo anterior podemos ver que los hijos de Dios, o sea, los verdaderos Israelitas son los que creen en la promesa que se le hizo a Abraham, Isaac y a Jacob; y esa promesa fue la venida del Mesías que sabemos que es Jesús.

Para Dios no hay Judío, Dominicano, Cubano, etc. Para Dios sus hijos son los que creen en Jesús y guardan sus mandamientos:

Gálatas 3:28-29 No hay Judío, ni Griego; no hay siervo, ni libre; no hay varón, ni hembra: porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús. Y si vosotros sois de Cristo, ciertamente la simiente de Abraham sois, y conforme á la promesa los herederos.

Si usted es descendiente de sangre de Jacob y no cree en Jesús y no guarda los mandamientos de Dios usted no es Israelita. Recuerde que la promesa de la simiente viene desde Adán y Eva:

Génesis 3:15 Y enemistad pondré entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar.

Todos los seres humanos somos descendientes de Adán y Eva y de Dios. Pero lo que hace la diferencia es que creamos en Jesús y guardemos los mandamientos de Dios incluyendo el sábado que es el día de reposo.

Apocalipsis 12:17 Entonces el dragón fué airado contra la mujer; y se fué á hacer guerra contra los otros de la simiente de ella, los cuales guardan los mandamientos de Dios, y tienen el testimonio de Jesucristo.

Jesús mismo hizo la diferencia entre un verdadero y falso Israelita:

Juan 1:47  Jesús vió venir á sí á Natanael, y dijo de él: He aquí un verdadero Israelita, en el cual no hay engaño.

Cuídate de los falsos Israelitas que supuestamente son descendientes de Jacob pero no creen en Jesús y de los que tampoco guardan los mandamientos de Dios.
¿Quieres ser un verdadero Israelita? Cree en Jesús y guarda los mandamientos de Dios.

Todo el que sea Israel será salvo. Los demás dice la Biblia que serán estopa y serán destruidos por sus maldades.

Autor:
Rogelio Prestol
Nací en Santo Domingo, Republica Dominicana y vivo en la Florida, USA. Abandoné la religión Adventista por voluntad propia en el año 2003. Inicialmente dejé la Iglesia Adventista por querer seguir las enseñanzas de Elena White la cual están en completo conflicto con las enseñanzas y acciones de la Iglesia Adventista. Yo consideraba que la Iglesia Adventista estaba en apostasía por no obedecer los mandatos de Dios dados a través de Elena White. Pero lamentablemente, investigado y estudiando más en busca de la verdad, descubrí que Elena White no fue una verdadera profetiza sino que hablaba de la abundancia de su imaginación provocada por su lectura. Varias cosas que he encontrado en cuanto a Elena White las he publicado en el siguiente enlace y están libres para debatir: http://lasprofecias.com/desafios/12
Nombre: cristian
Fecha: 8/4/2014 6:48:34 PM
Asunto: jesucristo
primero tu dices q hay q guardar el sabado, donde jesus lo abolio y ahora el es nuestro reposo y todos los dias son de DIOS si tu dices que los mandamientos antiguos no cambiaron te insto a q leas mateo 5 33- 37 y mires como jesus cambia un mandamiento, el puede kitar y poner y ratificar los mandamientos obvio todos no ahora no vas a decir q se puede matar no pero en cuanto a estos puntuales los abolio el d guardar el sabado y el d jurar en vano porq ya no hay q jurar como lo hacian los antiguos
Rogelio Prestol: 8/5/2014 9:29:12 AM
Yo nunca he leído en la Biblia nada que indique que Jesús haya abolido el sábado. La mayoría de cristianos tienen la costumbre de sacar de contexto versículos de la Biblia.

Jesus claramente dijo:

Mateo 5:17 No penséis que he venido para abrogar la ley ó los profetas: no he venido para abrogar, sino á cumplir.

Jesús cumplió la ley, no la abolió. Cumplir significa "realizar algo que estaba profetizado".

http://lasprofecias.com/desafios/8
Nombre: Felix Rodriguez
Fecha: 8/1/2014 3:02:03 AM
Asunto: Tremendo hermano
Gracias Rogelio, eres bendecido por el Altisimo... Tu información la haré circular con tus créditos...
La Biblia es clara y ahora comprendo todo...
Nombre: luis
Fecha: 7/22/2014 12:18:07 PM
Asunto: temas
profesias
Nombre: Tamara Jeldres
Fecha: 2/15/2013 12:29:03 PM
Asunto: Israel es el pueblo de Dios
Rogelio, Romanos 11 habla claramente de un pueblo. y este pueblo no ha sido desechado por Dios (romanos 11: 1) ... ha sufrido castigos producto de su desobediencia, pero todo Dios lo ha hecho con un propósito y ese propósito es la salvación de los gentiles ( romanos 11:11)
Rogelio Prestol: 2/15/2013 1:11:09 PM
Correcto. Dios solo tiene un pueblo y no hay diferencia entre Judío y Gentil. Pero para ser salvo hay que aceptar a Jesús. De eso se trata este tema. El verdadero israelita es aquel que acepta a Jesús.

Pablo habla de esto, Romanos 9:6-8
Nombre: Javier
Fecha: 3/16/2012 11:20:45 PM
Asunto: El verdadero israelita
Muchos adoptan el nombre de Israel, y se quieren parcer fisicamente,como en sus creencias como sinonimo de la verdad.Pero no hay otro nombre dado a los hombres en que podamos ser salvos solo en el nombre de Jesus, seremos salvos, no es ninguna religion la que salva.Jesus dijo Yo soy el camino,la verdad y la vida. Jesus dijo si me amais guarda mis mandamientos. el que dice que me conoce y no guarda mis mandamientos el tal es un mentiroso y la verdad no esta en el.El verdadero Isrelita, pag#1
Página 1 de 4
Nombre: Email:
:Asunto
Si esta es la primera vez que usted participa en LasProfecias.com, usted deberá confirmar su email para que este mensaje sea publicado.
Max (500)
Volver a la categoría de 'Doctrinas'
Bienvenido a mi sitio. Juan 8:32 Y conoceréis la verdad, y la verdad os libertará. | Términos de Privacidad
Servicios Archivos Desafíos Categorías Exámenes
Diseño Web
Programación
Sermón en Vivo
Estudio Bíblico
Otro
Videos
Audio
Microsoft Word
Adobe PDF
Para Adventistas
Para Católicos
Para Pentecostales
Para Testigos de Jehová
Ciencia / Ateísmo
Sábado vs Domingo
Profecías
Doctrinas
Para Católicos
Para Adventistas
Evolución
Sábado vs Domingo
La Ley de Dios
El Infierno
La Deidad de Cristo
Designed by Rogelio Prestol | Win2008 R2 x64 | ASP.NET | MSSQL EXPRESS 2008 R2 Jesus is Lord